SINOPSIS

Santa María es un pueblo olvidado en el tiempo, sus caminos son polvorosos y las promesas de progreso son ya un mal recuerdo.

Magdalena, una mujer humilde de 35 años recorre sus calles recogiendo la ropa de sus vecinos para lavarla en el rio que pasa por el patio de su casa. Sus días transcurren entre su trabajo y cuidar a su viejo suegro Don José, un músico vallenato que añora sus días de juventud.

Un día en la mañana, cuando Magdalena camina desprevenida por su sala, descubre en la pared una mancha con la figura de la Virgen María, lo cual de inmediato se convierte en la habladuría del pueblo y en un lugar de peregrinación.

Esa misma noche mientras Magdalena duerme plácidamente en su alcoba, llega a la casa Armando, su esposo que había desaparecido por varios meses y del cual solo se han escuchado rumores y chismes de todos los calibres. Pero Magdalena no está muy contenta con la llegada de su marido, pues sabe que son partícipes de una relación muy difícil que ella prefiere dejar en el pasado.

La vida de Magdalena se transforma en un verdadero infierno, la intimidad de su hogar se ve afectada por la cantidad de personas que asisten a diario y su esposo Armando ha comenzado una mala racha en la pelea de gallos de la cual no se podrá recuperar.

Armando al ver a sus gallos perder cada noche se desahoga con Magdalena de una forma violenta y desmedida, en un pueblo que tradicionalmente aprueba el maltrato y la violencia contra la mujer.

Magdalena se refugia en la fe y en la adoración a la Virgen mientras Armando culpa a dicho evento como una maldición que debe terminar. Es aquí donde la supuesta aparición de la Virgen se convierte no solo una discordia familiar sino que genera una división con tintes violentos entre las personas del pueblo.

Santa María esta en medio de una confrontación que cambiará la vida de sus habitantes para siempre.